Ortodoncia Solidaria: cada granito de arena suma contra el Cáncer de Mama

El equipo de Ortodoncia Ortega está vinculado personalmente con experiencias relacionadas con el cáncer, lamentando algunas pérdidas y celebrando las victorias.

El 19 de octubre es el Día Internacional contra el Cáncer de Mama, queremos aprovechar el incremento de interés en la sociedad para aportar nuestro granito de arena y llevar a cabo la “Campaña de apoyo a la investigación por el CÁNCER DE MAMA”.

Nuestro principal objetivo es recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer, concretamente, para su delegación de Burgos. Nos comprometemos a destinar el 5% del presupuesto total de todos los nuevos tratamientos de ortodonciaInvisalign o Ortodoncia Infantil– que se empiecen durante el mes de octubre a AECC Burgos.

Además, durante todo el mes, en nuestra clínica se podrá comprar merchandising de la Asociación Española Contra el Cáncer (gafas, pulseras, bolsas o paraguas), cuyo importe íntegro será destinado a esta terrible pelea que tenemos toda la sociedad contra el cáncer de mama. Os invitamos a entrar y a colaborar, tengáis necesitada de un tratamiento de ortodoncia o no, nuestras puertas están abiertas.

Sabemos que la mayoría de la sociedad ha vivido o está viviendo la lucha contra el cáncer, ya sea de manera directa o con la experiencia cercana de un ser querido. Por eso, los integrantes de Ortodoncia Ortega hemos decidido sumarnos en esta campaña contra el cáncer de mama, dando visibilidad y trabajando por conseguir la mayor donación posible a la causa. Somos muy diferentes, pero la causa nos une, os queremos contar nuestra experiencia personal.

Jesús Ortega Carpintero, ortodoncista y odontopediatra

cáncer de mama“A diario compartimos en la clínica historial dental de pacientes, nuestros problemas y alegrías. El mes pasado, nos dimos cuenta que varias personas, familiares, amigos, conocidos o padres de amigos han ido dejándonos por culpa del cáncer. Una enfermedad que no discrimina por sexo, edad, o raza, que es feroz en su avance y que por desgracia se sale con la suya en múltiples ocasiones.

Estas pérdidas han hecho que nos replanteemos, aunque sea durante unos minutos, lo efímera que es nuestra existencia, lo rápido que pasa la vida y lo mucho que ponemos en valor cosas que realmente no lo tienen.

Nuestro día a día es un no parar: agendas llenas de pacientes, papeles, estudios de ortodoncia, facturas… Nos ocupan la mente y el tiempo por completo y nos distraen de lo realmente importante.

Todos somos candidatos de padecer cáncer. El tabaco, los contaminantes, las radiaciones, en especial el nuevo 5G, la invasión de plásticos y derivados que destroza nuestros mares, aumentan de forma exponencial el riesgo de padecer esta devastadora enfermedad. Por todo ello, creo que debemos luchar, cooperando en la medida de lo posible para avanzar en la lucha contra el cáncer.

Desde Ortodoncia Ortega, queremos poner nuestro pequeño granito de arena”.

cáncer de mama

Ana María Quintana, recepcionista y atención al paciente

“Esta campaña es necesaria porque a todos nos persigue la misma sombra. ¿Quién conoce una sola familia, amigo o compañero que se vea libre de ella?

Me siento obligada a intentar aportar luz a este proyecto con mi participación. Aunque sea un poco, todo suma. Nadie está libre de ella, la enfermedad del cáncer es una lacra que con esfuerzo y esperanza creo que podremos vencer. En especial, al cáncer de mamá.

Estoy entusiasmada con la idea de que mi equipo y mi empresa aporte a esta causa. A lo largo de todo el mes, vamos a poner lo máximo de nuestra parte para recaudar la mayor cantidad de dinero para esta infatigable lucha”.

Almudena Salas, higienista y auxiliar de clínica

cáncer de mama“Una de las personas más importantes de mi vida (mi padre) ha sufrido cáncer, por eso es algo que me toca muy de cerca. Nosotros hemos tenido suerte y, por el momento, él ha vencido esa enfermedad que nos puede tocar a todos. Una enfermedad que deja huella y nos persigue de una manera u otra.

Como familiar involucrada he pasado muchas noches sin dormir, lágrimas derrochadas, taquicardias y momentos de ansiedad. ¿Sabes todo lo que puede pasar por nuestra mente viendo a un familiar sufriendo con esa enfermedad? Durante esa temporada, las noches se hacían eternas, me ponía en lo peor y me sentía frustrada e impotente.

Personalmente ya colaboro todo los meses con la asociación, ¿cómo no voy hacerlo laboralmente también?

Las pequeñas cosas son los que nos hacen grandes personas”.