De Burgos a Uganda: un bombero y un odontólogo cooperan con la sociedad ugandesa - Clínica Ortodoncia Ortega - Especialistas en Odontopediatría y Ortodoncia

En este blog, os cuento el próximo viaje que vamos a realizar a Uganda el día 25 de octubre. Esta vez, viajamos a la ciudad de Matete para trabajar en el Hospital Bamu, del distrito de Sembabulel, donde hay una alta demanda de profesionales de la odontología infantil. Lo haremos de la mano de mi ONG, DentalCoop, y de la Fundación Rafiki.

El compromiso de Ortodoncia Ortega con África sigue más vivo que nunca. Mientras cerramos los últimos flecos de nuestro proyecto en Guinea Ecuatorial junto con el proyecto Rubare, seguimos trabajando sobre el terreno. Ahora, en Uganda, destino de alta necesidad, pobreza y altísimas tasas de natalidad con niños que requieren nuestra atención.

Agradecemos al padre Juan, ruandés de origen, quien nos dará soporte y ayuda con todos los trámites necesarios. Será nuestro enlace con Uganda mientras preparamos los últimos detalles.

Como en anteriores destinos (Sahara, Guinea o Camerún), voy a ir acompañado por otra persona ajena totalmente al mundo de los dientes. Concretamente por Adriá Font, bombero de Burgos, que cuenta con experiencia previa en colaboración.  Adriá nos cuenta por qué ha decidido sumarse a este proyecto y su experiencia.

¿Por qué has decidido viajar a Uganda con Jesús?

Pienso que se debe erradicar la miseria existente en los países subdesarrollados. Tener la oportunidad de colaborar y aportar un granito de arena es increíble. En concreto, Uganda, junto con otros países africanos, requiere la ayuda de personas que voluntariamente tienen la capacidad tanto moral como económica, así como tiempo, para dedicarnos al altruismo.

Conozco a Jesús desde hace tiempo, y compartimos la misma manera de ver las cosas. Por ello, cuando me ofreció la oportunidad de colaborar, no dudé ni un segundo en aceptarlo.

¿Qué te animó a realizar este viaje?

Me considero una persona afortunada por vivir en Europa, en concreto en España. Uno de los países más desarrollados y con mayor calidad de vida del mundo. Una de las maneras de agradecer es colaborar con personas que no gozan de los privilegios del primer mundo.

Algo tan básico y esencial para la salud como es el cuidado bucodental es una asignatura pendiente en gran parte de los países subdesarrollados. Proyectos como el de Jesús y la ONG DentalCoop me parecen muy atractivos, básicos y necesarios para, poco a poco, intentar corregir las desigualdades existentes entre ambas sociedades.

¿Qué experiencias previas tienes?

Es cierto que el continente africano es desconocido para mí. Tengo cierta experiencia en voluntariado colaborando con la ONG ProActiva Open Arms. Esta ONG colabora con el rescate acuático de refugiados que, en su huida de la guerra, miseria y hambruna, son engañados por mafias que les prometen una mejor vida en el continente europeo y un viaje seguro. Una travesía que, en el 100% de los casos, se realiza en condiciones deplorables y que acaban con naufragios.

ProActiva, con su barco Open Arms, está establecida en el Mediterráneo central (Malta) para colaborar junto con otras ONG’s europeas en el rescate de dichos náufragos. En concreto, mi misión era la de socorrista. Es decir, rescatar a los migrantes de sus pateras a la deriva, realizar los primeros auxilios pertinentes y trasladarlos al barco Open Arms y, de allí, a un puerto seguro.

¿Animas a que más gente colabore?

Sin ninguna duda. Como he dicho antes, me considero una persona afortunada por poder disfrutar de los beneficios de vivir en un estado desarrollado, con garantías sociales, lejos de guerras, hambre y miseria. Considero que si todas las personas que, pudiendo aportar un pequeño grano de arena, lo hiciéramos, podríamos conseguir entre todos un mundo mejor, más igualitario y justo.

Por ello, animo a cualquier persona que pueda, lo haga. Hay muchas maneras de colaborar y seguro que cada uno puede encontrar la suya.

¿Qué esperas de este viaje?

Egoístamente, es una experiencia que me apetece mucho. África es un continente que no conozco y me fascina. Sus paisajes, la cultura, por lo diferente y por lo desconocido. El simple hecho de poder aportar mi ayuda ya es suficiente para que el viaje me parezca atractivo.

Además, si le sumas el poder conocer un país, un continente y una cultura tan desconocida para mí y tan distinta a la mía, hace un binomio perfecto. Por ello, espero una experiencia nueva y que, en parte, me cambie la vida para valorar más la suerte y fortuna que tenemos al vivir en un país como España.

¿Cómo te esperas encontrar la situación en Uganda?

Gracias al dossier que me ha facilitado Jesús a través de la ONG, me he podido hacer una idea acerca de la situación en Uganda, tanto geográfica como geopolítica. Imagino un pueblo en vías de desarrollo, inmerso en el medio de la selva africana.

La idea que tengo es de una sociedad cuyo principal eje económico es el sector primario (ganadería y agricultura) así como la confección de productos manufacturados. Un país que, a pesar de haber pasado varias guerras durante el último siglo, ahora goza de una cierta estabilidad (salvo el norte del país donde siguen existiendo ciertos conflictos).

¿Qué es lo que te da más miedo?

Sinceramente una de las cosas que más respeto pueda causarme es encontrar una sociedad excesivamente pobre y rodeados de miseria y desolación. No me da miedo la inseguridad (seguro que no la hay) ni contraer enfermedades autóctonas ya que la ONG facilita todos los pasos y recursos necesarios. Así pues, emprendo el viaje sin ningún tipo de miedo, solo con ganas de colaborar en todo lo que esté en mi mano, aprender de la población local y vivir experiencias que, sin duda, marcarán mi vida. El miedo no cabe en la maleta.

¿Qué preparativos has tenido que llevar a cabo?

Como he citado anteriormente, en el dossier de información proporcionado venía detallado todo lo necesario para el viaje. Desde los trámites administrativos (pasaporte, cartilla de vacunación, adquisición de billetes de avión…), las vacunas necesarias (hepatitis A y B, fiebre amarilla, fiebre tifoidea) así como la medicación (malaria, cólera).

Asimismo, he encontrado información sobre qué ropa es más adecuada para el viaje, así como recomendaciones sanitarias para reducir el riesgo de contagio de enfermedades autóctonas. Además, a nivel personal, he tenido que realizar un reciclaje en materia sanitaria para poder aportar mis conocimientos a la organización y a la población local.

A nivel personal, ¿qué te gustaría traerte en la maleta de Uganda?

Me encantaría traer la satisfacción de un trabajo bien hecho. La sensación de haber contribuido en todo lo que esté en mi mano y echar un cable al desarrollo de la sociedad local. Estoy convencido de que, tras el viaje y la experiencia, mi forma de pensar y de ver las cosas será totalmente distinta. Poder conocer la cultura africana profundamente y aprender de su forma de vida, de su día a día, de la manera que tiene ellos de ver las cosas y que, todo ello, me ayude a mejorar como persona.

Espero un viaje lleno de nuevas experiencias y seguro me traeré la maleta llena de vuelta. Con todo ya preparado, material e ilusión, ya nos queda poco para partir. El mismo día 27 de octubre, nada más finalizar un congreso previo en Madrid de Invisalign, montaremos directamente en el avión rumbo a Kampala.